domingo, 25 de junio de 2017

Anidación de los cormoranes cuello negro

Durante el primer tercio de diciembre del año pasado visité la Reserva Faunística Punta Loma, y en los acantilados que dan al mar hay una colonia de cormorán cuello negro (Phalacrocorax magellanicus) que en esos días estaba en plena tarea de anidación, con muchos ejemplares buscando materiales suaves para suavizar su nido que solo consiste en una pequeña depresión sobre las salientes de tierra que hay en los bordes de los acantilados.
Vi muchos de estos cormoranes salir volando y regresar con algas en su pico, ese día toda la costa por muchos kilómetros estaba repleta de algas, que formaban una interminable franja de no más de 100 metros de ancho. Otros cormoranes se zambullían para buscar peces con los que alimentarse. De vez en cuando se veían otros cormoranes, como el biguá y el cormorán imperial, aunque en mucho menor cantidad, también había gaviotines varios, gaviotas cocineras en buen número, algunas pocas gaviotas grises y en la costa merodeaban los ostreros comunes entre una pequeña colonia de lobos marinos.
Tuve varios inconvenientes con el autofoco para que las fotos salieran nítidas, el problema era cuando enfocaba sobre el agua. El día 8 fue el primero que tomé fotos y luego al verlas quedé poco conforme; al día siguiente me esmeré más y los resultados fueron mejores aunque no del todo como hubiera querido. Otra cosa es que desde el mirador era difícil de ver a los cormoranes descansando a corta distancia, lo esquivaban un poco y de seguro algunos estaban más abajo fuera del alcance de la vista.

8 de diciembre
Parte pequeña de la colonia

Volando sobre la lobería





9 de diciembre
Vista de lso acantilados, la colonia de cormoranes y la lobería en la costa. Lo verde son algas arrojadas por la marea




Llegando al nido





Juntando algas en la costa




Llevando algas


Zambullida


Preparándose para acuatizaje

Acuatizaje forzoso



viernes, 23 de junio de 2017

Lechuzón de campo (Asio flammeus)

ORDEN STRIGIFORMES
FAMILIA STRIGIDAE
Status de conservación según BirdLife: preocupación menor

Sus hábitos son tanto nocturnos como crepusculares e incluso diurnos. Habita áreas rurales, sabanas, pajonales y praderas. Vuela a baja altura; posa comúnmente en postes o en el suelo.
Se alimenta de roedores, pequeños reptiles, anfibios, pequeñas aves e insectos grandes.
hace su nido en el suelo que consiste en una pequeña depresión cubierta de pastos y oculta entre los matorrales. La hembra pone entre 4 y 6 huevos blancos.Los pichones nacen con los ojos cerrados, cubiertos en su totalidad por un suave plumón de color blanquecino y son alimentados con pequeñas presas.
No es una especie frecuente y quizás esté sub observada, aunque se estima que sus poblaciones están en retroceso en el país debido a la agricultura y otros cambios en el ambiente.
Mide 38 cm.



lunes, 19 de junio de 2017

Atajacaminos ñañarca (Systellura longirostris)

ORDEN CAPRIMULGIFORMES
FAMILIA CAPRIMULGIDAE
Status de conservación según BirdLife: preocupación menor

Habita campos semiabieros, lugares pedregosos, montes y bordes de montes.
Es de hábitos nocturnos y crepusculares, suele vérselo de noche posado sobre los caminos  y huellas en el campo, sus ojos brillan si se los ilumina. De día confía en su camuflaje críptico y suele permanecer inmóvil aunque su observador esté a su lado. Cuando se asusta hace vuelos cortos y trata de pasar desaparecido en la vegetación. Posa también sobre árboles.
Se alimenta de insectos que captura en vuelos cortos durante la noche o las horas del crepúsculo. Las vibrisas sobre su pico sirven como una especie de red para atrapar los insectos que captura, principalmente polillas nocturnas.
Ambos sexos poseen plumaje similar, se diferencian en que la hembra no posee banda blanca en la cola y la garganta es de coloración café pálido, que en el macho es más oscura.
Hace su nido en el suelo sin ninguna clase de protección, en sitios con pastos cortos. La hembra pone dos huevos color terroso con pintas oscuras a mediados de primavera.
Mide 25 cm de longitud
Cañuelas, Buenos Aires


sábado, 17 de junio de 2017

Críptica

Una especie que no he mostrado mucho en este sitio pero si en el otro que es Aves Bonaerenses es el inambú común (Nothura maculosa), más conocida en la zona pampeana como "perdíz chica" aunque no tiene nada que ver con las perdices, solo tienen una forma de vida similar y aspecto parecido debido a que tienen un nicho ecológico parecido, eso se llama evolución convergente; su pariente más cercano entre todas las aves es el ñandú.
Esta ave se ve habitualmente andar caminando en las calles de campo y al aproximarse los vehículos se van dirigiendo hacia las orillas para perderse en los pastos; si están acostumbradas al paso de autos no se esconden solo lo hacen si uno va frenando. Es fácil verlas pero parar cerca y fotografiarlas es una lotería. Muchas veces se internan en los pastos altos y se pierden de vista, otras se quedan tratando de mimetizarse entre la vegetación pero al detenerse cerca un observador en su coche salen corriendo o volando bajo. Salir del vehículo caminando es más complicado, las aves se asustan más, pero a veces la suerte está del lado del observador y permanecen echadas en el pasto bajo a la orilla del camino, confiando en su plumaje críptico que las hace desaparecer de la vista de  sus posibles depredadores; es muy difícil, casi imposible detectarlas entre los pastos si uno no las vio previamente caminar hacia ellos; es normal que una persona se sorprenda al salir volando con su característico batido de alas intenso y sibilante a escasos 2 o menos metros de distancia sin que se haya percatado de su presencia anteriormente.
A este inambú lo fotografié en la zona rural del partido de Monte desde la ventanilla de mi auto hará cosa de un mes, me dejó hacer varias fotos antes que se escondiera.






miércoles, 14 de junio de 2017

Canastero en Punta Tombo

Un ave muy común en los arbustos de la estepa del oriente chubutense es el canastero coludo (Asthenes pyrrholeuca) aunque no es tan común verlo despejado, siempre anda semi oculto entre el follaje, en busca de insectos con los que se alimenta.
Este a pesar de haberlo tenido muy próximo en varias ocasiones se confundía reiteradamente con la vegetación, además de no estarse quieto un segundo, l oque dificultaba aún más la toma. Luego de varios intentos desistí en mejorar las fotos de las que no quedé muy conforme para salir en búsqueda de nuevas aves por las costas de Punta Tombo.





domingo, 11 de junio de 2017

Cocineras de Punta Tombo

Unas aves que estuvieron muy tranquilas y de seguro acostumbradas a ver gente que no las molesta demasiado eran unos ejemplares de gaviota cocinera (Larus dominicanus) que descansaban plácidamente en las barandas de madera donde comienza la última pasarela en la Reserva Natural Punta Tombo.
Pude acercarme con cautela y las aves me toleraron muchísimo, pudiendo retratar a dos de ellas que permanecieron más que el resto, haciendo varios retratos que ojalá sena de su agrado.









viernes, 9 de junio de 2017

Petreles comiendo un pingüino

Mientras recorría la senda que hay para los visitantes a la Reserva Natural Punta Tombo, en la última pasarela que hay al final, divisé dos petreles gigantes comunes (Macronectes giganteus) devorando a un pingüino patagónico (Spheniscus magellanicus). Estimo que las aves ya lo encontraron muerto  en el agua, no he sabido que pudieran matar a uno.
Estuvieron varios minutos devorando al pingüino hasta que luego se perdieron mar adentro.